GeneralMiel

Miel pura: como reconocerla

Por 7 febrero, 2017 Un Comentario
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
miel pura

Si eres consumidor/a habitual de miel o has decidido empezar a consumirla para beneficiarte de todas las propiedades que puede aportar a tu salud la miel pura, es importante que no te den gato por liebre. Es enorme la diferencia existente entre la miel pura y la miel industrial. Lo fundamental es que te fijes en su calidad y no solo en su precio o su apariencia.

Miel pura vs. Miel industrial

La miel pura es la que procede directamente de las abejas, simplemente recogida de la colmena y envasada. No ha pasado por ningún proceso ni calentamiento que haya alterado sus cualidades y sin ningún otro ingrediente añadido. Conserva sus características nutricionales y las propiedades antibacterianas, antisépticas, antimicrobianas y antioxidantes que se le atribuyen.

La miel industrial se somete a altas temperaturas. Con la pasteurización se evita la cristalización de la miel. Durante este proceso se destruye gran parte de su contenido en enzimas y antioxidantes y pierde sus beneficios como antibiótico. Pero también reduce la calidad de la miel, eliminando aroma y sabor al producirse la caramelización parcial de su contenido en azúcares.

Otro proceso que sufre la miel industrial es su filtrado. Consistiría en extraer el contenido de polen alterando su composición. Analizando el polen que contiene la miel puede ubicarse la zona geográfica de origen.

A menudo también se añaden a la miel otros ingredientes. Puede ser azúcar, jarabes, agua, glucosa… Estos aditivos evitan que la miel se solidifique y consiguen abaratar los costes al aumentar el volumen de producto comercializado utilizando menor cantidad de miel pura.

Alcanzar los volúmenes  de miel que comercializan las envasadoras seria impensable sin el mezclado de miel de diferentes orígenes. No siempre esta miel proviene de España o ni siquiera de algún país de la Unión Europea. China es uno de los mayores productores y exportadores de miel del mundo. El precio de la miel procedente de China es muy inferior al de España. La calidad también. A pesar de que los últimos años se han implantado controles y certificaciones de origen sigue habiendo voces que alertan de que en China está permitido el uso de productos fito-sanitarios y antibióticos prohibidos en la Unión Europea.

Etiquetado de la miel

Para comprar una miel de calidad es importante que leas atentamente el etiquetado del producto. Para que sea pura debe de incluir un solo ingrediente: miel. Asegúrate de que no aparezca en su etiquetado otro aditivo como glucosa comercial o jarabe de alta fructosa.

Según la normativa de la CE deberá mencionarse en la etiqueta el país o países de origen en que la miel ha sido recolectada. Si la miel procediese de más de un Estado miembro o de un tercer país puede sustituirse por una de las siguientes fórmulas:

  • mezcla de mieles de la CE
  • mezcla de mieles no procedentes de la CE
  • mezcla de mieles de la CE y de mieles no procedentes de la CE

Los apicultores llevan tiempo luchando contra esta norma. Consideran que es una manera de confundir al consumidor que aunque quisiera es incapaz de identificar el origen de la miel. Un tarro de miel envasado en España puede contener un 99% de miel china y un 1% de miel nacional y aparecer etiquetado como «mezcla de mieles de la CE y de mieles no procedentes de la CE». Solicitan que obligatoriamente se mencione el país donde la miel ha sido recolectada y se etiquete claramente el porcentaje de miel española o europea que contiene. Consideran además que no hacerlo así está perjudicando gravemente al sector apícola español, principal productor de la Unión Europea, que compite con estos países productores que no han de cumplir con unos estándares de calidad que en Europa se exigen y que evidentemente influye en los costes.

Por todo esto evita mieles que no indiquen claramente su origen en el etiquetado. Tenemos en nuestro país muchos pequeños productores artesanales que son garantía de miel de calidad.

Trucos que pueden ayudarte a saber si has comprado miel pura

Ten en cuenta que las pruebas que mencionamos a continuación no son 100% precisas, pero pueden ayudarte sacar conclusiones.

  • La miel cristalizada es prácticamente garantía de que estás ante miel pura.
  • Añade una cucharada de miel a un vaso de agua tibia. Si la miel tiene agregados algún tipo de azúcar o jarabes se disolverá en el agua.
  • Toma un poco de miel en la cuchara y colócala bocabajo. Si no cae o lo hace lentamente se trata de miel de calidad. Si cae rápidamente es probable que se le haya añadido agua.
  • Enciende una cerilla e intenta quemar un poco de miel. Si se quema fácilmente se trata de miel pura. Si contiene agua esta impide que arda.

 

 

 

 

 

Entrar en la conversacion Un Comentario

Deja un comentario